CUIDADOS DE LOS PIES EN PACIENTES DIABÉTICOS

 

 

 

Palabras Claves: pie diabético, diabetes.

 

Higiene de los pies:

1.      Lavado diario de los pies con jabón suave y agua templada. Secarlos cuidadosamente entre los dedos por presión. No frotar con energía ya que puede alterar la piel delicada.

2.      Una vez muy bien secos los pies, se frotan con aceite vegetal para conservarlos suaves, evitar el exceso de fricción, eliminar escamas y evitar la resequedad.

3.      Si los pies se tornan muy suaves y sensibles, hay que frotarlos con alcohol una vez por semana.

4.      Cuando se frotan los pies, siempre hacerlo hacia arriba desde las puntas de los dedos. Si hay venas varicosas, dar masajes a los pies con suavidad, nunca dar masajes a las piernas.

5.      Si las uñas son frágiles y secas, hay que reblandecerlas media hora todas las noches en agua templada con una cucharada de borato de sodio en polvo (bórax) por litro. A continuación frotar alrededor de las uñas con aceite vegetal, limpiar a su alrededor con un palillo de madera de naranjo. Si crecen mucho las uñas, hay que limarlas utilizando una lima de uñas. También hay que recortarlas en forma recta, no más corta que los tejidos blandos subyacentes del dedo. Nunca se cortan las esquinas de las uñas. (Si un paciente es diabético es necesario informarlo al podiatra).

6.      Utilizar calzado con tacones bajos y de piel suave que se ajuste correctamente a la forma de los pies. El calzado debe ser ancho para que no cause presión en los dedos, se ajuste bien en el arco y tome con firmeza los talones. El calzado nuevo solo debe usarse media hora el primer día y aumentar una hora los días siguientes. Hay que utilizar calcetines sueltos, gruesos y abrigados.

 

Tratamiento de las callosidades:

1.      Las callosidades se deben a fricción y presión, con mayor frecuencia por calzado y calcetines mal ajustados. Hay que usar calzado que se ajuste de manera adecuada y no cause fricción o presión.

2.      Para eliminar callosidades en exceso, se sumergen los pies en agua tibia (no caliente), utilizando un jabón suave durante 10 minutos y después se frota el exceso de tejido con una toalla o una lima. No hay que arrancarlo. Bajo ninguna circunstancia hay que irritar la piel.

3.      No se deben cortar las callosidades. Si requieren atención, es mejor consultar al podiatra.

4.      Se debe evitar la formación de callosidades bajo el arco del pie: a) mediante ejercicios, como flexionar y extender los dedos varias veces al día; b) terminando cada paso en los dedos y no en el arco del pie, y c) mediante calzado que no sea muy corto ni tenga tacones altos.

 

Ayudas en el tratamiento del deterioro de la circulación (pies fríos):

1.      Nunca se debe utilizar tabaco en ninguna forma. Contrae los vasos sanguíneos y reduce la circulación.

2.      Conservar los pies bien abrigados. Utilizar calcetines templados y otra ropa. El frío contrae  los vasos sanguíneos y reduce la circulación.

3.      No utilizar ligas circulares, que comprimen los vasos sanguíneos.

4.      Evitar sentarse con las piernas cruzadas. Ello puede comprimir las arterias de las piernas y cortar el suministro de sangre a los pies.

5.      Si el peso de las ropas de cama es incómodo, colocar una almohada debajo de ellas en la piecera de la cama.

6.      No aplicar ningún medicamento en los pies sin instrucciones de un médico.

7.      No aplicar calor en forma de agua caliente, botellas de agua caliente o cojines térmicos sin consentimiento del médico. Incluso el calor moderado puede lesionar la piel si la circulación es mala.

8.      Si los pies son húmedos o con tendencia a desarrollar pie de atleta, hay que utilizar polvo profiláctico en los pies, el calzado y los calcetines a diario, y cambiarlos todos los días cuando menos o con mayor frecuencia.

 

Tratamiento de abrasiones de la piel:

1.      Es muy importante el tratamiento adecuado de primeros auxilios, incluso en lesiones aparentemente menores. Hay que consultar de inmediato al médico si hay enrojecimiento, ampollas, dolor o tumefacción. Cualquier alteración de la piel puede hacerse ulcerosa o gangrenosa a menos que sea tratada de manera adecuada.

2.      Las dermatofitosis (pie de atleta), que se inician con despellejamiento y prurito entre los dedos, o cambios de coloración o engrosamiento de las uñas deben ser tratadas de inmediato.

3.      Hay que evitar los antisépticos irritantes enérgicos, como la tintura de yodo.

4.      Tan pronto sea posible después de una lesión, se cubre el área con gasa estéril, adherida solo con cinta fina de papel o celulosa.

5.      Evitar en lo posible el uso del pie hasta la recuperación del mismo y mantener elevado.

 

Ver Clasificación de Pie Diabético

 

Bibliografía:

  1. Caputo GM et al. Assessment and management of foot disease in patients with diabetes. N Engl J Med 1994;331:854. [Resumen]

2.      Mason J, O'Keeffe C, McIntosh A, Hutchinson A, Booth A, Young RJ A systematic review of foot ulcer in patients with Type 2 diabetes mellitus. I: prevention. Diabet Med 1999 Oct;16(10):801-12 [Resumen]

3.      Mayfield JA, Reiber GE, Sanders LJ, Janisse D, Pogach LM Preventive foot care in people with diabetes. Diabetes Care 1998 Dec;21(12):2161-77 [Resumen]

4.      Chandler PT Diabetic foot care. Problems and practical suggestions. Postgrad Med 1976 Dec;60(6):59-63 

 Envia tu Sugerencia