INDICACIONES, CONTRAINDICACIONES Y COMPLICACIONES DE LOS DIFERENTES MÉTODOS PARA REALIZAR UNA BIOPSIA HEPÁTICA
 

 


Palabras claves: biopsia hepática.
 
La biopsia hepática es el procedimiento más específico para evaluar la naturaleza y severidad de las enfermedades hepáticas. Además es útil para monitorear la eficacia de varios tratamientos.
Los métodos disponibles para obtener muestras de tejido hepático son:
1. Biopsia percutánea
2. Biopsia transyugular
3. Biopsia laparoscópica
4. Aspiración con aguja fina guiada con ecografía o tomografía axial computada (TAC)
El tamaño de la muestra obtenida es variable. Para evaluar enfermedades hepáticas difusas, una muestra de 1,5 cm de largo con un diámetro de 1-2 mm (contiene 6-8 triadas portales) es adecuado para realizar el diagnóstico.
 
Indicaciones de biopsia hepática:
1. Diagnóstico, grado de compromiso y estadificación de enfermedad hepática alcohólica, esteatohepatitis no alcohólica, o hepatitis autoinmune.
2. Grado de compromiso y estadificación de hepatitis crónica B o C.
3. Diagnóstico de hemocromatosis, con estimación cuantitativa del nivel de hierro.
4. Diagnóstico de la enfermedad de Wilson, con estimación cuantitativa del nivel de cobre.
5. Evaluación de enfermedades hepáticas colestásicas, cirrosis biliar primaria y colangitis esclerosante primaria.
6. Evaluación de pruebas bioquímicas hepáticas anormales en asociación con serologías negativas o indeterminadas.
7. Evaluación de la eficacia o efectos adversos de determinadas drogas (por ej. metotrexate).
8. Diagnóstico de masas hepáticas.
9. Evaluación del estado hepático después del transplante o del hígado del donante antes del transplante.
10. Evaluación de fiebre de origen desconocido, con cultivo tisular.
 
Biopsia hepática percutánea
Se puede realizar con agujas de succión o de corte. Tienen una elevada incidencia de hemorragias. Si es guiada por ecografía es menor el porcentaje de complicaciones, aumenta la posibilidad diagnóstica, y es costo efectiva. Presenta contraindicaciones absolutas y relativas:
Absolutas:
1. Paciente no colaborador.
2. Historia de hemorragias inexplicadas.
3. Tendencia al sangrado: Tiempo de protrombina ³3-5 seg. más que el control, conteo de plaquetas < 50000/mm3, tiempo de sangría prolongado (³10 min), uso de drogas antiinflamatorias no esteroideas en los 7-10 días.
4. No disponibilidad de sangre para transfusión.
5. Sospecha de hemangioma o tumor vascular.
6. Imposibilidad de identificar el sitio apropiado para la biopsia por percusión o ecografía.
7. Sospecha de quistes hepáticos de origen hidatídico.
Relativas:
1. Obesidad mórbida.
2. Ascitis.
3. Hemofilia.
4. Infección de la cavidad pleural derecha o debajo del hemidiafragma derecho.
Complicaciones: 
El 60% de las complicaciones ocurren dentro de las 2 hs. y el 96% dentro de las 24 hs. de realizado el procedimiento.
Las complicaciones menores son: discomfort localizado y transitorio en el sitio de la biopsia, dolor que requiere analgesia, e hipotensión transitoria por reacción vasovagal. Las complicaciones mayores incluyen hemorragia intraperitoneal, hematomas intrahepáticos o subcapsular, hemobilia, bacteremias, sepsis, shock, ascitis biliar, pleuritis biliar, peritonitis biliar, neumotórax, hemotórax, enfisema subcutáneo, neumoperitoneo, absceso subfrénico, crisis carcinoide, anafilaxia, pancreatitis. La mortalidad del procedimiento es de 1 en 10000-12000 procedimientos.
 
Biopsia hepática transyugular
Consiste en la cateterización transyugular de las venas hepáticas, con la ventaja de minimizar el riesgo de sangrado. Presenta la desventaja de obtener muestras de tejido pequeños y fragmentados. Se realiza el diagnóstico en el 80-97% de los casos. 
Indicaciones:
1. Severa coagulopatía.
2. Ascitis masiva.
3. Obesidad mórbida.
4. Sospecha de tumor vascular o peliosis hepática.
5. Necesidad de procedimientos vasculares (shunt portosistémicos, venografía).
6. Biopsia hepática percutánea previa con resultado negativo.
Complicaciones: dolor abdominal, hematoma cervical, sindrome de Horner transitorio, disfonía transitoria, arritmias cardíacas, neumotórax, fístulas entre la arteria hepática a la vena portal o vía biliar, perforación de la cápsula hepática, y muerte (0,1-0,5%).
 
Biopsia hepática laparoscópica
Este procedimiento se encuentra indicado para el diagnóstico de enfermedades peritoneales, evaluación de ascitis de origen desconocido, estadificación de cánceres abdominales, infecciones pewritoneales, y hepatoesplenomegalia inexplicada.
Dentro de las contraindicaciones tenemos:
1. Absolutas: Severo fallo cardiopulmonar, obstrucción intestinal, y peritonitis bacteriana.
2. Relativas: Paciente no colaborador, coagulopatía severa, obesidad mórbida, y hernia ventral gigante.
Las complicaciones son: perforación de vísceras, hemorragias, hemobilia, laceración del bazo, fuga de líquido ascítico, hematoma de pared abdominal, reacción vasovagal, dolor abdominal prolongado, y convulsiones.
 
Aspiración con aguja fina
Generalmente se lo hace guiado con ecografía o tomografía axial computada (TAC)
Los candidatos para este procedimiento son aquellos pacientes con historia de cáncer y lesiones hepáticas. El diagnóstico se realiza en el 80-95% de los casos, y depende fundamentalmente de la experiencia del citólogo. Es un procedimiento muy seguro.
 
Comentario:
El análisis histopatológico del tejido hepático es el estudio más específico para evaluar la naturaleza y severidad de las enfermedades hepáticas, pero debemos indicar el procedimiento más seguro para cada paciente en particular, minimizando con ello las complicaciones del mismo.
 
Bibliografía:
1.      Bravo AA, Sheth SG, Chopra S. Liver Biopsy. N Engl J Med 2001;344(7):495-500.
2.      O'Brien BD. Blood transfusion requirements after liver biopsy. Can J Gastroenterol.
         2000 Nov;14(10):901-2. Resumen
3.      Brunt EM. Liver biopsy interpretation for the gastroenterologist. Curr Gastroenterol     Rep.2000 Feb;2(1):27-32 Resumen
4.      Poynard T, Ratziu V, Bedossa P. Appropriateness of liver biopsy. Can J  Gastroenterol.
2000 Jun;14(6):543-8. Resumen
 

Envia tu Sugerencia