LEFLUNOMIDA: UN NUEVO TRATAMIENTO PARA LA ARTRITIS REUMATOIDE

 

 

 

Palabras claves: leflunomida, artritis reumatoide

 

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune que produce un proceso inflamatorio crónico. El tratamiento de esta entidad se basa en la administración de antiinflamatorios no esteroideos y corticoides que reducen la sintomatología del paciente, pero no cambian el curso de la enfermedad. Los fármacos de acción lenta (moduladores) pueden modificar la evolución de la enfermedad, controlando la inflamación y retrasando la progresión de erosiones articulares.

En los últimos años se ha desarrollado la leflunomida, inmunomodulador que ha demostrado una eficacia clínica en el tratamiento de la AR, con mínimos efectos colaterales.

La leflunomida es un derivado isoxazol, inhibidor selectivo y reversible de la dihidroorotato deshidrogenasa (DHODH), enzima clave en la síntesis de novo de las piridinas, lo que bloquea el ciclo celular de los linfocitos T autoinmunes activados, deteniendo la proliferación linfocitaria, que es un elemento clave en la destrucción articular. Esta droga respeta otras líneas celulares, lo que explica la ausencia de citopenias e infecciones oportunistas. Además inhibe la tirosinquinasa en los linfocitos T activados, que se ha relacionado con el bloqueo en la producción de anticuerpos de la clase IgG. Otros efectos de la droga son:

a.       Disminución de la expresión de moléculas de adhesión y de las metaloproteasas de la matriz;

b.      Bloqueo de la activación y expresión génica de factor nuclear kappa B y supresión de citoquinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral e interleuquinas 1 y 6);

c.       Inhibición de la migración de neutrófilos e interferencia de la adhesión de leucocitos a células del endotelio vascular;

d.      Inhibición de la 5-lipooxigenasa y ciclooxigenasa 2.

 

Se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal, se metaboliza en el hígado, se une de manera importante a las proteínas plasmáticas y se elimina por heces y orina. Tiene una vida media entre 15 y 18 días, y su metabolito activo es el A77 1726.

Se ha comprobado su eficacia clínica en estudios donde utilizaron 10 y 25 mg/d durante 6 meses.

La dosis de ataque debe ser de 100 mg diarios durante 3 días consecutivos seguidos de 20 mg/día, con lo cual se consigue concentraciones óptimas de la droga en sangre , alcanzando su máxima acción en 3-6 meses.

La eficacia de la leflunomida es similar a la sulfadiacina a los 6 meses y superior a esta droga a los  24 meses. Comparada con el metotrexato (7,5, 10 o 15 mg/semana) tiene menor eficacia a los 12 meses, pero se iguala a los 24 meses, con significativamente menores efectos colaterales.

El efecto de la leflunomida es evidente a las 4 semanas, es bien tolerado, los pacientes tratados presentan mejoría en los índices de calidad de vida, con retraso de la progresión radiológica a los 6 meses, que se mantiene a los 24 meses.

Presenta escasos efectos secundarios y es bien tolerado. Entre los efectos colaterales se describen: náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea (18%), elevación de transaminasas reversible y asintomática (10%), prurito y erupciones cutáneas (5%). Es relevante el la ausencia de infecciones oportunistas, no produce leucopenias ni neutropenias significativas. No se debe administrar en mujeres embarazadas por el potencial efecto teratogénico de sus metabolitos. Otros efectos secundarios infrecuentes y leves son úlceras orales, parestesias, cefaleas e hipertensión arterial.

 

Principales características

  1. La leflunomida está indicada en el tratamiento de la AR.

  2. La dosis recomendada es de 20 mg/día por vía oral, tras una dosis de carga de 100 mg/día/3 días.

  3. Es igual de eficaz en pacientes tratados que en no tratados previamente con inmunosupresores.

  4. Es bien tolerado y con escasos efectos secundarios, la mayoría transitorios, leves o moderados.

  5. La respuesta terapéutica se inicia en el primer mes de tratamiento.

  6. Tiene efectos positivos en el control de la actividad de la enfermedad.

  7. Retrasa y disminuye el deterioro radiológico en la AR.

  8. Destaca sobre otros fármacos en la inexistencia de infecciones, y en la ausencia significativa de citopenias y trastornos linfoproliferativos.

 

Comentario:

La leflunomida es un fármaco inmunomodulador de eficacia clínica comprobada en la AR con escasos efectos colaterales, por lo que esta nueva droga es una excelente alternativa de los tratamientos convencionales utilizados hasta ahora en esta enfermedad..

 

Bibliografía:

1.      Genovese MC, Davis JS 4th. Current management of rheumatoid arthritis. Hosp Pract (Off Ed) 2001 Feb 15;36(2):21-6, 29-30, 35 [Texto completo]

2.      Monteagudo Saez I, Lopez Longo FJ, Gonzalez Fernandez CM, Carreno Perez L. Leflunomide: a new treatment for an old disease. Rev Clin Esp 2000 May;200 Monog 1:114-8

3.      Infante R, Lahita RG. Rheumatoid arthritis. New disease-modifying and anti-inflammatory drugs. Geriatrics 2000 Mar;55(3):30-2, 35-6, 39-40 [Resumen] [Texto completo]

4.      Prakash A, Jarvis B. Leflunomide: a review of its use in active rheumatoid arthritis. Drugs 1999 Dec;58(6):1137-64 [Resumen]

 

Envia tu Sugerencia