NUEVOS TRATAMIENTOS PARA DEJAR DE FUMAR

 

 

 

Palabras claves: Tabaco, hábito de fumar, tratamiento.

 

La detención permanente del hábito tabáquico es una de las intervenciones más efectivas para prevenir el cáncer. La asistencia del médico para lograr esta meta es un motivador importante.

Algunos datos básicos sobre el tratamiento:

  1. La eficacia de algunas terapias para cesar de fumar, han sido establecidas: todas son igualmente efectivas; aumentan al doble las posibilidades de tener éxito en el intento y; presentan escasos efectos colaterales.

  2. Al contrario de otros tipos de droga-dependencias, son efectivas sin el uso de terapia psicosocial, pero en menor grado.

  3. Solo hay escasos datos empíricos de que la cesación abrupta es más efectiva que la gradual, debe ser elegido por el paciente. Se debería aconsejar no usar Terapia de Reemplazo con Nicotina (TRN) hasta parar completamente el hábito..

  4. Material escrito motivacional, debería ser disponible como panfleto para pacientes que fuman.

  5. Dado que muchos fumadores recaen rápidamente, el seguimiento debe ser cada 2-3 días. Puede ser por vía telefónica o por medio de otro profesional de la salud.

  6. Pacientes con antecedentes de depresión o abuso de drogas/alcohol, se pueden exacerbar o ser causa de falla terapéutica.

  7. Muchos ganan  peso. Restringiendo la alimentación puede empeorar el tabaquismo, por lo que se recomienda incrementar la actividad física o usar  TRN o bupropion.

  8. El costo de la terapia medicamentosa es inferior a la terapia conductista.

  9. Sustancias no-nicotina presentes en el tabaco incrementan el metabolismo de muchas drogas como teofilina y algunos antidepresivos, los que deben ser ajustados después de cesar el hábito. El reemplazo con nicotina no afecta los niveles de estos medicamentos.

  10. Algunos fumadores requieren ayuda especial por presentar problemas particulares, como sabotaje por parte del cónyuge o compañeros de trabajo, por lo que deberían ser referidos a un psicólogo local, consejero de adicciones, otro médico, educador de la salud, etc.

  11. Los médicos deben mantenerse informado sobre la variedad de recursos disponibles para la terapéutica disponible sobre el tema.

 

 

Tratamiento farmacológico

A- Remplazo con Nicotina

1.      Goma y parches de nicotina: Ambos han probado aumentar al doble el porcentaje de éxitos del tratamiento, con escasos eventos adversos. En pacientes con enfermedades cardíacas, úlceras gastroduodenales, hipertensión no controlada o embarazo se debe medir el riesgo-beneficio, ya que utilizando estos preparados de nicotina, la dosis de esta es mucho más baja que la suministrada por los cigarrillos, con el agregado de que no se exponen al monóxido de carbono y otras sustancias carcinogénicas. 

2.      Aerosol nasal de nicotina: diseñado para administrar niveles más elevados de nicotina, con respecto a la goma o los parches, pero siempre mucho menores que los producidos por los cigarrillos. El aerosol puede causar irritación, rinitis, estornudos, tos y lagrimeo durante la primer semana de uso, pero se toleran rápidamente. Tienen similar eficacia.

3.      Inhalador de nicotina: Combina las estrategias de sustitución farmacológica y conductual. Es absorbido en la boca y en parte en los pulmones. Es útil para sustituir la conducta por los cigarrillos, aumenta al doble el éxito del tratamiento con respecto al placebo inhalado. Los efectos colaterales incluyen irritación de la boca y la garganta, y tos.

B- Medicaciones no-nicotina

1.      Bupropion: También duplica el porcentaje de éxitos. Es un antidepresivo atípico, se administra 300mg/día en preparados de liberación lenta. No actúa como efecto antidepresivo, por lo que es efectivo en pacientes con pasado depresivo o sin síntomas actuales. Los efectos colaterales son sequedad de boca, insomnio y raramente convulsiones. Recientes estudios sugieren que otros antidepresivos, como la nortriptilina, puede ser útil, mientras que otros, como la fluoxetina, no parecen ser beneficiosos.

2.      Clonidina: La evidencia de su eficacia es menor y tiene más efectos colaterales (hipotensión postural, somnolencia). Es usado únicamente como medicación de segunda línea.

C- Terapia Psicosocial: Terapia conductual es la única forma probada de terapia psicosocial, administrada en forma grupal e individual. Su mayor desventaja es su limitada disponibilidad y accesibilidad.

Todas las medicaciones discutidas, deben complementarse con programas de terapia conductual basado en seguimientos telefónicos ofrecidos gratuitamente a los fumadores interesados.

 

Comentario. Con el advenimiento de terapias efectividad probada para dejar de fumar, el médico debería utilizarlas convenientemente para ofrecer soporte y ayuda concreta a los fumadores, logrando con ello eliminar un factor de riesgo importante en innumerables enfermedades.

 

Bibliografía:

1.      Hughes JR. New Treatments for Smoking Cessation. CA Cancer J Clin 2000;50:143-151 [Texto completo]

2.      Hughes JR. Smoking cessation. N Engl J Med 1999 Aug 19;341(8):610-1 [Texto completo]

3.      Pasternak M. Sustained-release bupropion for smoking cessation. N Engl J Med 1998 Feb 26;338(9):619-20 [Texto completo]

Envia tu Sugerencia