GUÍA DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO 

DEL NIÑO

    Texto en formato PDF (70KB)

 

 

 

Palabras claves: crecimiento, desarrollo, niño, patrones de salud.

 

Esta guía tiene como objetivo tener presente los límites normales del crecimiento y desarrollo del niño sano, y que permiten identificar en forma temprana los problemas, y con ello poder actuar rápidamente.

El primer examen se efectúa en el momento del nacimiento, y permite identificar anormalidades y defectos congénitos, permeabilidad de orificios, integridad del paladar y una gran variedad de defectos leves e importantes.

La evaluación del recién nacido se basa en el score de Apgar y posteriormente en el examen neurológico.

 

A las 2-4 semanas el niño debe ser capaz de:

  • Levantar momentáneamente la cabeza cuando está en decúbito prono (acostado boca abajo).

  • Fijar la mirada en una cosa u objeto y seguir su movimiento.

 

A los 2 meses de vida el niño debe ser capaz de:

  • Mantener su cabeza erecta sólo momentáneamente cuando es puesto de pie. Se mantiene fija a los 3 meses.

  • Tomar un sonajero cuando es puesto en su mano.

  • Sostener un sonajero transitoriamente.

  • Mostrar una sonrisa social.

  • Vocalizar recíprocamente.

  • Comenzar a distinguir a los padres de otras personas, y responder más a ellos.

  • Reaccionar a ruidos fuertes.

A los 4 meses el niño debe ser capaz de:

  • Mantener su cabeza firme al ponerlo en decúbito prono se sostiene sobre sus manos.

  • Mantener su cabeza firme cuando es puesto en posición vertical.

  • Darse vuelta de posición prona a supina.

  • Mantener sus manos en la línea media.

  • Jugar con sus manos.

  • Mirar un móvil y agitar sus brazos.

  • Sostener en sus manos un sonajero.

  • Seguir los objetos y a sus padres con la mirada en un radio de 180 °.

  • Sonreír, carcajear y gorjear (hacer trinos con la voz).

  • Iniciar contacto social con la sonrisa o vocalizaciones. Enojarse o llorar cuando los padres se alejan.

  • Reconocer cuando le están preparando sus alimentos y ser capaz de esperar un corto tiempo.

 

A los 6 meses el niño debe ser capaz de:

  • Voltear su cuerpo.

  • Mantener firme su cabeza cuando se lo moviliza o sienta. Comienza a aparecer el "reflejo del paracaidista ".

  • Sentarse con apoyo.

  • Sostenerse sobre sus pies momentáneamente, si es ayudado.

  • Puede alcanzar o sostener objetos. Al final de los 6 meses es capaz de transferir objetos de una mano a otra.

  • Capaz de sostener la mamadera cuando se alimenta.

  • Aproximar objetos hacia él con movimientos de rastrillo.

  • Jugar con sus pies.

  • Reaccionar a ruidos que se originan fuera de su habitación, y cambia de actividad.

  • Mostrar los primeros signos de ansiedad frente a personas extrañas, que manifiesta en gestos de su cara y cuerpo. Es capaz de distinguir las palabras cariñosas de los regaños.

  • Sonreír, cantar y tomar iniciativa en la interacción con los demás; imitar sonidos tales como la tos, carraspeo, etc.; puede jugar y hacer ruidos mientras está solo o acompañado.

  • Enojarse cuando le quitan un juguete.

 

A los 9 meses de vida debe ser capaz de:

  • Sentarse correctamente.

  • Gatear, arrastrarse sobre sus manos o sobre su trasero.

  • Tender a pararse.

  • Hurguetear con el dedo índice.

  • Lanzar dos juguetes juntos.

  • Poder alimentarse parcialmente con la mano.

  • Tener una o dos vocalizaciones con significado, imitar y mostrar balbuceo con monosílabos (y posiblemente con polisílabos).

  • Responder a su propio nombre y a preguntas tales como:"¿Dónde está mamá?"o respecto de algún objeto familiar. Entender algunas palabras no-no, chao-chao.

  • Poder decir da-do o mamá de una manera no específica.

  • Disfrutar de los juegos con los adultos.

  • Reaccionar frente a los extraños con seriedad, ansiedad, incluso temor.

  • Demostrar sus emociones a través de las expresiones faciales.

  • Imitar gestos simples.

  • En la mayoría de los casos tiene el concepto de permanencia de los objetos; recupera un objeto escondido debajo de un paño.

 

A los 12 meses debe ser capaz de:

  • Tender a pararse.

  • Poder dar algunos pasos solo.

  • Mostrar el uso de la función de pinza en forma precisa.

  • Lanzar dos cubos juntos.

  • Poner un objeto dentro de otro.

  • Poder decir o hacer una o tres palabras o sonidos con significado, y además usar la palabra mamá o papá adecuadamente; imitar vocalizaciones.

  • Poseer el concepto de permanencia de los objetos; buscar un objeto escondido o que se ha caído.

  • Ayudar a vestirse y a alimentarse. Poder usar una tasa.

 

A los 15 meses el niño debe ser capaz de:

  • Caminar solo, caminar hacia atrás, agacharse, explorar.

  • Subir escaleras.

  • Construir una torre de 12 cubos e introducir una objeto pequeño dentro de una botella.

  • Beber de una taza, usar sus manos para alimentarse.

  • Tener un vocabulario de 3 a 6 palabras, usar un lenguaje de jerga y gestos (si a los 18 meses no es capaz de pronunciar una palabra reconocible, debe ser llevado para que se realice una evaluación fonoaudiológica).

  • Reconocer y señalar una o dos partes de su cuerpo cuando se le pide.

  • Mostrar sus zapatos, cuando se le pide que lo haga.

  • Entender órdenes simples, por ejemplo: no, dame, ven acá, cuando se le pide.

  • Disfrutar con las figuras de los libros de cuentos, y entretenerse cuando  se le narra una historia.

  • Reconocerse en un espejo.

  • Encontrar un objeto que está fuera de su habitación cuando se le solicita.

  • Disfrutar mucho al tirar y recibir una pelota.

  • Sacarse una prenda de vestir y ponerse un sombrero.

  • Dar y recibir un juguete.

  • Dar abrazos y caricias.

 

A los 18 meses el niño debe ser capaz de:

  • Caminar con seguridad.

  • Correr, subir escaleras sostenido de una mano, caminar hacia atrás, sentarse en una silla pequeña; subirse a una silla para adultos, patear una pelota.

  • Juntar 3 o 4 cubos; poner un anillo sobre un cono, desarmarlo y armarlo de nuevo.

  • Puede hojear un libro o una revista.

  • Tener un vocabulario de 4 a 10 palabras, construir frases de 2 palabras; entender y seguir indicaciones simples, expresar dos o más deseos; su capacidad para imitar el vocabulario es mucho mayor que su vocabulario espontáneo.

  • Tirar un juguete.

  • Lanzar una pelota.

  • Alimentarse por sí solo, usar una cuchara adecuada, sostenerse y beber de un jarro.

  • Mirar las figuras de un libro e identificarlas.

  • Imitar un bosquejo sobre papel.

  • Sacar una pastilla de una botella sin previa demostración.

  • Encariñarse con un muñeco o un osito de peluche.

  • Fruncir los labios y besar en la mejilla.

 

A los 2 años de edad el niño debe ser capaz de:

  • Subir y bajar solo las escaleras.

  • Saltar con ambos pies juntos, sostenerse sobre un solo pie momentáneamente, correr con soltura.

  • Abrir puertas.

  • Subirse a los muebles.

  • Alinear 3 a 5 cubos, después de una demostración.

  • Usar con soltura una cuchara y una taza.

  • Poseer un vocabulario de 50 o más palabras y puede construir frases con pronombres como yo, tú, mi.

  • Referirse a sí mismo por su nombre (si el lenguaje no es comprensible por los padres o está retrasado debe realizarse una evaluación fonoaudiológica).

  • Patear una pelota.

  • Hacer frecuentemente preguntas. Es la edad del ¿por qué?

  • Hacer trazos horizontales o circulares con un lápiz.

  • Iniciar el control de la micción y defecación.

  • Disfruta con la imitación de actividades domésticas o trabajos del adulto.

  • Cooperar en vestirse, lavarse y secarse las manos.

  • Usar adecuadamente sus juguetes.

 

A los 3 años de edad el niño debe ser capaz de:

  • Saltar en el mismo lugar, patear una pelota, balancearse y mantenerse firmemente en un pie.

  • Conducir un triciclo.

  • Subir escaleras con pasos alternados.

  • Abrir puertas.

  • Construir una torre de 9 cubos.

  • Imitar un puente con tres cubos.

  • Su lenguaje es 50% entendible (el niño con dificultades para construir frases o cuyo lenguaje es ininteligible debe ser referido para una evaluación fonoaudiológica).

  • Decir su nombre completo, saber su edad y su sexo. Contar hasta 3.

  • Comprender lo que es tener frío, estar cansado, estar hambriento; entender las preposiciones sobre de y bajo de; distinguir entre más grande y más chico. Usar tijeras, llave y lápiz.

  • Copiar un círculo, imitar una cruz y comenzar a reconocer los colores.

  • Describir la acción que se muestra en un recuadro de un libro de cuentos.

  • Ponerse algunas prendas de vestir.

  • Alimentarse solo.

  • Lavarse y secarse sus manos solo.

 

A los 6 años de edad debe ser capaz de:

  • Hacer botar una pelota 4-6 veces, lanzarla y recibirla.

  • Patinar.

  • Conducir una bicicleta.

  • Amarrarse los zapatos.

  • Contar más de 10, escribir su nombre, escribir más de 10 números, y escribir unas pocas letras.

  • Diferenciar la derecha de la izquierda.

  • Dibujar una persona con todas sus partes.

 

A los 9 años de edad el niño tiene buena salud, tiene confianza en lo que hace y en sí mismo, disfruta de la relación con sus amigos. Tiene actividades de recreación, reconoce la necesidad de roles y obligaciones dentro de la familia; le va bien en la escuela; es razonablemente dedicado y responsable con sus tareas, sin caer en exceso; asume la responsabilidad de su propia salud; se siente cómodo al hacer preguntas a los padres; tiene hábitos alimentarios; es cooperador y considerado.

   

Dr. Guillermo Firman

06-AGO-2002

 

Bibliografía:

  1. Child and AdolescentHealth and Development. WHO/OMS 2000.

  2. Community Interventions to Promote Healthy Social Environments: Early Childhood Development and Family Housing A Report on Recommendations of the Task Force on Community Preventive Services. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2002 Feb 51(RR-1);1 [Texto completo]

  3. Developmental Surveillance and Screening of Infants and Young Children (RE0062). American Academy of Pediatrics - Committee on Children With Disabilities. Pediatrics 2001 July;108(1):192-196 [Texto completo]

  4. Finney JW, Weist MD. Behavioral assessment of children and adolescents. Pediatr Clin North Am 1992 Jun;39(3):369-78 [Resumen]

  5. Carey WB. Rapid, competent, and inexpensive developmental-behavioral screening is possible. Pediatrics 2002 Feb;109(2):316

 

 

Envia tu Sugerencia