DIAGNÓSTICO Y MANEJO DEL ASMA BRONQUIAL DURANTE EL EMBARAZO

  Texto en formato PDF (76KB)

Palabras claves: asma bronquial, embarazo, diagnóstico, tratamiento.

El asma bronquial (AB) es una de las enfermedades más comunes que complican al embarazo. Se estima que 1% a 4% de embarazos son afectados por AB, pero puede ser más elevada ya que el 10% o más de la población general padece de hiperreactividad bronquial no especifica. Si no es tratado, el asma puede llevar a complicaciones serias para la madre y el feto. Si es manejado apropiadamente, la madre y el bebé no deben tener resultados significativamente diferentes de los embarazos de madres no asmáticas.

Muchas mujeres son renuentes a la toma, y algunos médicos para prescribir, medicamentos durante el embarazo, esto proporciona una oportunidad de poner énfasis en medidas preventivas, incluyendo la cesación del tabaquismo y evitar los factores ambientales que lo desencadenan; sin embargo, las medicaciones serán necesarias en muchos casos.

Se recomienda que el médico prescriba agentes cuyos estudios a largo plazo no han demostrado efectos teratogénicos u otros efectos adversos materno-fetales. Prescribir cualquier medicación durante el embarazo trae consigo una evaluación de que los beneficios esperados pesan más que los riesgos de los efectos adversos. Al dar cualquier tratamiento durante el embarazo, uno debe obtener consentimiento informado adecuado, incluso una explicación sobre las consecuencias del fracaso de la terapia prescripta sobre la vida de la madre, el feto, o ambos.

Diagnóstico

Entre el 50 al 70% de las mujeres embarazadas experimentan disnea, normalmente durante su primer o segundo trimestre, que no pueden ser explicados a través del crecimiento fetal. Es fundamental diferenciar asma de otras causas de disnea, como cambios respiratorios inducidos hormonalmente. En la disnea de fisiológica del embarazo no hay cambios significativos en la capacidad vital forzada (FVC) o en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1). Estos valores se encuentran reducidos si el asma es la causa de los síntomas respiratorios.

La mejor medición de función pulmonar para evaluar el AB es el FEV1. Si es disponible, la espirometría basal pre-concepcional es útil para el mejor control del mismo. Pruebas de función pulmonares deben realizarse en cada visita durante el embarazo para evaluar severidad y control del asma. En casos moderados o severos, deben realizarse mediciones de pico-flujo (peak flow) en el hogar, e informar rápidamente al médico cualquier fluctuación significativa. Los síntomas de asma pueden ser insidiosos y producen una alteración suficiente de la función pulmonar como alterar la oxigenación fetal.

Otras causas de disnea gestacional incluyen anemia, infecciones respiratorias (bronquitis o neumonía), enfermedades cardíacas, disnea fisiológica del embarazo, y la embolia pulmonar.

Principios para el manejo del asma durante el embarazo

La meta principal para el manejo del AB en el embarazo es obtener un bebé saludable; otras metas son similares a aquellas pacientes no gestantes con asma: lograr función pulmonar normal, o cerca de lo normal, con mínimos o ningún efecto adverso de la terapia; controlar los síntomas sin el despertar nocturno; mantener actividades normales sin perder horas de escuela o trabajo; participar activamente en ejercicios; y evitar exacerbaciones agudas y la necesidad de visitas a servicios de emergencia u hospitalizaciones. El sub-tratamiento es el error más común cuando se tratan embarazadas asmáticas. Se debe anular los factores gatilladores del asma, y es de gran importancia un tratamiento médico agresivo, no sólo para los síntomas agudos, sino también para la prevención de las crisis.

Recomendaciones para el manejo farmacológico del asma bronquial durante el embarazo

Categoría

Frecuencia/Severidad de los síntomas

Función Pulmonar (FEV1 o PEFR)

Tratamiento

Leve intermitente

Síntomas 2 veces por semana. Síntomas nocturnos 2 veces por mes. Exacerbaciones breves (algunas horas de algunos días)

Asintomáticos entre episodios

80%

Normal entre episodios

Agonistas beta2 inhalados según necesidad

Leve persistente

Síntomas más de 2 veces por semana, pero no diariamente.

Síntomas nocturnos más de 2 veces por mes.

Las exacerbaciones puede afectar la actividad diaria.

80%

Cromoglicato inhalado

Sustituto bajas dosis de beclometasona inhalada o budesonide si no es adecuado

Moderado persistente

Síntomas diarios.

Síntomas nocturnos más de 1 vez por semana.

Las exacerbaciones afectan la actividad

60%-80%

Beclometasona o budesonide inhalada.

Adicionar teofilina oral o salmeterol inhalado.

Severo persistente

Sintomatología continua.

Actividad limitada.

Frecuente síntomas nocturnos.

Frecuente exacerbaciones agudas

nv-author-image

Hola, me llamo Marco y soy el fundador de InterMedicina.com donde comparto consejos sobre nutrición, dietética y vida sana. Espero que mis 13 años de experiencia le ayuden a alcanzar sus objetivos de salud.